Medicina Efectos medicos

Marihuana y ansiedad

14.02.2021

La ansiedad es una de las dolencias más graves de nuestro siglo por el frenético ritmo de vida de la sociedad actual. La aparición de las nuevas tecnologías, la incertidumbre de la situación económica global y la declaración por parte de la Organización Mundial de la Salud de la pandemia de coronavirus hace un año no auguran una mejoría en los índices de un trastorno que está estrechamente relacionado con el estrés. La divulgación de varios estudios relacionados con el papel ansiolítico del THC y sus beneficios para mitigar las consecuencias de la ansiedad han dado luz verde en varios países a implantar la marihuana medicinal como tratamiento para aliviar los síntomas de la ansiedad, pero ¿de verdad es buena la marihuana para la ansiedad? ¿Qué tipo de marihuana para la ansiedad es más recomendable? ¿Son todos igual de efectivos? ¿Cómo se regulariza su consumo a través de los sistemas nacionales de salud de los respectivos países? Ponemos respuesta a todas tus dudas.

La ansiedad, el gran mal que azota a la sociedad moderna

Tras estudiar los primeros datos reflejados en las estadísticas de población que mide los hábitos de los ciudadanos y el impacto de las situaciones de actualidad sobre la población, podemos afirmar que los efectos en la salud de la actual crisis sociosanitaria generada por el SARS-CoV-2 no solo se limita a la infección y las dolencias derivadas por los contagios de COVID. En España, según los últimos datos, un 38% de las mujeres gestantes tenía síntomas de depresión y un 59% de ellas sufrieron ansiedad durante el confinamiento, unos índices que superan en mucho los récords establecidos en los meses previos a la pandemia.

La ansiedad está fuertemente ligada al estrés, y este se ha incrementado por la coyuntura actual que atraviesa el país: la inestabilidad laboral, los problemas económicos y una crisis sanitaria que, a pesar de la vacuna, continúa causando estragos entre la población son los principales culpables de que los índices de ansiedad se hayan disparado durante el último año.

Es bien conocida, desde hace años, la relación existente entre marihuana y ansiedad, y cómo la primera parece tener efectos beneficiosos para calmar los síntomas de la segunda. Un cuadro de ansiedad se caracteriza por el aumento repentino del ritmo cardíaco, una respiración acelerada, temblores, espasmos, sudoración excesiva, sensación de agitación y una percepción de peligro inminente que crece con el paso de los minutos. Esta sensación descontrolada puede llegar a tener efectos muy negativos en el organismo, y lo peor de todo es que puede confundirse con una dolencia coronaria o una afección cardíaca.

Un ataque de ansiedad va mucho más allá del simple estrés. Tampoco tiene nada que ver con un cuadro de estrés, que sufre toda persona al menos una vez en la vida. La ansiedad se caracteriza por aparecer de manera repentina, con o sin un motivo aparente, en cualquier momento del día y llega a impedir la realización de las labores cotidianas tanto en casa como en un espacio público. ¿Cómo ponerle remedio sin recurrir al consumo de ansiolíticos? Quizá la respuesta esté en el cannabis: está probado científicamente que la marihuana quita la ansiedad y que lo hace de una manera efectiva y sin apenas riesgos para la salud, más allá del hecho de consumir cannabis. Pero, ¿realmente es buena la marihuana para la ansiedad?

La marihuana medicinal como remedio para atenuar los síntomas de la ansiedad

Al contrario de lo que muchos creen, la marihuana es buena para la ansiedad gracias al cannabidiol (una sustancia incluida en el cannabis con propiedades antipsicóticas conocida como CBD que reduce la percepción del dolor, la ansiedad y los cambios en el estado de ánimo, jugando además un papel fundamental en la disminución de los síntomas psicóticos de enfermedades mentales como la esquizofrenia), y no al THC, que es el componente psicoactivo que hace que la marihuana sea catalogada como una sustancia estupefaciente. Los psicotrópicos, tal y como señala gran parte de la comunidad científica, no tienen ningún beneficio en cuanto a la reducción de la ansiedad. De hecho, la marihuana quita la ansiedad gracias al CBD por generar el efecto contrario al THC, siendo este el gran enemigo de los cuadros de ansiedad.

¿Cómo se consigue la marihuana medicinal?

Habiendo dejado atrás todos esos años en los que parte de la comunidad científica parecía reacia a asociar marihuana y ansiedad, en la actualidad los numerosos estudios que avalan el papel beneficioso del cannabidiol para el tratamiento de la ansiedad han llevado a países como Suiza no solo a despenalizar su consumo, sino a legislar su comercialización. En ciudades como Ginebra o Zúrich es habitual poder adquirir la marihuana para la ansiedad en cualquier farmacia, algo que contrasta con la legislación de los países del sur del viejo continente, que continúan penalizando no solo el tráfico de marihuana, sino el cultivo de semillas y el consumo.

Eso sí, cabe destacar que la marihuana para la ansiedad que se comercializa en Suiza o Estados Unidos está adulterada para retirar el THC, precisamente el agente que inhibe los efectos beneficios del CBD y que tiene un potente efecto alucinógeno al ser consumida.

Otro de los países que se ha posicionado a favor de la distribución de la marihuana para la ansiedad ha sido República Checa, que actualizó la legislación en 2013 para regular el consumo de este producto y donde a partir de ese año es posible adquirir hasta 180 gramos al mes en puntos de venta autorizados. Eso sí, solo unos pocos médicos cuentan con la licencia para prescribirla, siendo estos en su mayoría oncólogos o psiquiatras, especialistas que suelen tratar a pacientes con dolencias para las que el consumo de marihuana puede ser beneficioso. Y es que no solo la marihuana es buena para la ansiedad: el CBD, al reducir la percepción del dolor en el cerebro, juega un papel fundamental en los enfermos crónicos o con tumores en fase terminal que se vean aquejados de intensos dolores, estando para ellos autorizado el consumo de este tipo de sustancia.

Tipos de marihuana para la ansiedad

A día de hoy es innegable que existe una fuerte relación entre marihuana y ansiedad, pero es mayormente desconocido el hecho de que no todas las variedades son igual de efectivas. A pesar de que existen variantes con niveles de THC y CBD variables, el tipo de marihuana para la ansiedad más recomendado es el híbrido por contar con lo mejor de las variedades Sativa e Indica, potenciando sus propiedades analgésicas.

Hay que tener en cuenta que, aunque a día de hoy todavía está extendida la idea de que para conseguir los efectos beneficiosos de la marihuana hay que fumarla, esto provoca graves daños tanto a las vías respiratorias como a los pulmones, multiplicando el daño causado en comparación con el de un cigarrillo de tabaco. En cambio, existen a día de hoy formatos por los cuales se administra CBD sin necesidad de liar un porro. La marihuana es buena para la ansiedad siempre y cuando no provoque otros daños asociados, como un aumento de la presión arterial o efectos alucinógenos que agraven los síntomas y las percepciones causadas por el THC.

Por tanto, ¿es buena la marihuana para la ansiedad? Sí, de eso no cabe la menor duda, pero hay que ser consciente de que sus propiedades beneficiosas pueden consumirse de muchas otras formas, no solo fumándola. Por ejemplo, en Suiza se han popularizado enormemente los chicles de cannabis, que contienen 120 gramos de CBD. La marihuana quita la ansiedad se consuma como se consuma, y no es que su administración por vía oral sea mucho más cómoda y esté más regulada, sino que también sirve para hacerse una idea más realista de la cantidad de CBD consumido en una jornada, de manera que se pueda ajustar la dosis en función de las necesidades del paciente.Mari